sábado, 21 de mayo de 2016


TU LLEGADA ES DESESPERANTE


Mientras pueda mi alma
escribirte un poema
y tu llegada no 
sea desesperante...

Mientras con
implacable saña
mi amor por ti
te transfigura.

Todo cuanto crece
dura en su perfección
un instante.

La flor que pronto se 
deshoja agonizante...

Se aflige mi alma
que por ti llora.

Isidoro Ortega Contreras.