miércoles, 21 de septiembre de 2016


DORMIDA SOBRE MI PECHO


Cuando llega la noche,
la soledad tiñe las horas de gris.

Noche de mis desvelos
que observas silenciosa,
tu que sabes de mis anhelos
y que callas silenciosa
cuando mas necesito de ti.

Noche que me trasladas
ha recuerdos ya vividos,
y me engalanas entre
guirnaldas y lirios.

Noche de mis pesares
compañera de mis secretos,
sentir de ti quiero
las caricias del viento
como un suspiro que penetre 
en mi piel para escribirte amor
a solas y en silencio.

Noche de mis sentires
soy fiel a tus ojos negros,
soy fiel a ti cuando las
alas de tu sueño reclinan
dormidas sobre mi pecho.

Isidoro O. C.