viernes, 21 de octubre de 2016

Llena de amor llegaste a mi...

Cuando menos lo esperaba
llegaste a mi, dulce 
amorosa, sencilla y bella
como ninguna,
fue un sueño inesperado.
Un regalo de Dios,
un amor hermoso.

Conocimos nuestras palabras
suspiros y nuestros cuerpos,
abrimos las puertas
al amor que tú me entregabas,
era un amor verdadero.

 En la distancia llenos de
de amor, fundimos nuestros 
cuerpos en una loca
pasión de amor
puro y verdadero.

Te amo y te deseo. Y es un sueño
estar entre tus brazos. el sueño
que aremos realidad en la otra vida.
Tengo fe en que así será.
Te esperaré o tu me esperaras.

Estoy aquí para ti, pero no decaigas,
no decaigas allí. Te amo no lo dudes
¡ Mi amor bello !
Que será de mí si yo muero sin ti...

Isidoro O. C.