lunes, 10 de octubre de 2016

MI ALMA DE LUZ...


Mis deseos han llenado 
mi alma de la luz
que no a dura mucho tiempo, 
y en el tiempo se apaga.

Nuestro amor entre tres
mares y tres cielos,
los vientos que eran caricias
ahora se han convertido 
en ciclones, y los mares
turbulentos a su paso 
todo lo arrasa.

Ya cierne la noche y quiero 
ocultar mis lamentos,
jamas sabrá el dolor
que me carcome el alma
ni siquiera la amargura
que se han apoderado 
de mis mares y cielos.

Hoy ya no tengo aspiración 
alguna de encontrarme contigo,
pues en el amor ya 
ha pasado mi tiempo...

Ni de regresar a aquellos
minutos maravillosos
que me ilusionaron y 
me hicieron sonreír.

Tiene que haber una razón
que me devuelva a la vida,
que castigo cruel 
es la desdicha de no 
poder tenerte en mis brazos.

Isidoro O. C.