domingo, 20 de noviembre de 2016


SOLO FUE UN EFÍMERO SUEÑO 


Un viejo árbol sin fruto  tuvo 
un efímero sueño 
de un amor que 
igual que vino sin avisar
ni conocerlo, sin avisar se fue 
produciendo tristeza y dolor.

 Besos navegaban por los aire, 
amores surcando mares
cielos y valles,  
 librando montañas...
 Te regalaron soles, 
lunas y estrellas...
Creían en tus palabras...
No conocían tus   
errores ni tu falso amor.

Oh, árbol sin fruto que tanto
anduviste por la vida 
apoyándote
en tu experiencia, 
y aunque tu sabias que era 
un desierto sin agua y sin fruto 
por el anduviste
creyendo en espejismos
a los que nunca llegaste 
y que  solo te produjeron sed y dolor.

Pero a pesar de todo 
este árbol viejo, sin fruto,
aprendió una gran lección y
¡ para bien o para mal, 
no te olvidara jamas !
como jamas dejará de creer
en el amor sincero,
en el amor puro,
en el amor fiel y verdadero ...

Isidoro O. C.

A veces tienes que reír a través de las lágrimas, y sonreír 
a pesar del dolor y vivir a través de la tristeza...