domingo, 29 de enero de 2017


RIMA IV.


No digáis que , agotado su tesoro,
de asunto fatal, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas; pero siempre
habrá poesía.

Mientra la ondas de la luz al beso
palpiten encendidas,
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista,
mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías,
mientras haya en el mundo primavera,
¡ habrá poesía !

Mientras la ciencia al descubrir no alcance
las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista,
mientras la humanidad siempre avanzando
no sepa a dónde camina
mientras haya un misterio para el hombre,
¡ habrá poesía !

Mientras se sienta que se ríe el alma,
sin que los labios rían;
mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan,
mientras hayan esperanza y recuerdos,
¡ habrá poesía !

Mientras hayan unos ojos que reflejen
los ojos que los miran,
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira,
mientras sentires puedan en un beso
dos almas confundidas,
mientras exista una mujer hermosa,
¡ habrá poesía !

Gustavo Adolfo Vécquer.

Pintura - Vicente redondo Romero.




HOY ME DUELE EL PECHO.

Pintura Vicente Redondo Romero.

Hoy me duele el pecho
al recordarte,
mirando al cielo
oigo tus palabras
hoy te necesito y
siento que me
me llamas sin hablar.

Eres luz que vive en mi
yo soy la tierra a
donde nacen para ti
mis palabras.

Hoy mi espíritu
por el universo
va vagando
sin rumbo, perdido
buscando tus besos.

Hoy bienes a 
mi memoria
hoy y siempre tú
estas conmigo.

Isidoro Ortega Contreras.

sábado, 28 de enero de 2017

NO QUIERO DESPERTARLA.

No quiero despertarla,
es la hora de mi 
amor dormido.

Quiero regalarte
una noche
sin hablar
acunando
tus sueños.

Al abrir tus ojos
verás el brillo
de los míos
encendidos que 
por ti suspiran.

Quizás algún día
seguramente 
el menos esperado
ocurra el milagro
de que al mirarnos
se junte tu vida
con la mía. 

Isidoro Ortega Contreras.

TU SIEMPRE LO SUPISTE.

Tu siempre supiste
lo que yo te quiero,
es posible que tengas
miedo de quererme
y quieras olvidar...

Y yo, ya ves,
en esta sombra
en la que me conformo
con cerrar los ojos
y mirarte desnuda.

Y así, ese hacer y deshacer,
navegando por los ríos
que nacen en tus sueños
un amor como el mio
se salva del olvido.

Mujer que nunca llegas
y que nunca te vas,
tienes que saber que
eres muy hermosa y que
 tu cuerpo desnudo
no envejece...

Isidoro Ortega Contreras.

jueves, 26 de enero de 2017

ATIENTA - De Mario Benedeti.


Se retrocede con seguridad
pero se avanza a tientas
ciego imprudente por añadidura
pero lo absurdo es que no es ciego
y distingue el relámpago de la lluvia
los rostros insepultos la ceniza
la sonrisa del necio las afrentas
un barrunto de pena en el espejo
la baranda oxidada con sus pájaros
la opaca incertidumbre de los otros
enfrentada a la propia incertidumbre
se avanza a tientas / lentamente
por lo común a contramano
de los convictos y los confesos
en búsqueda tal vez
de amores residuales
que sirvan de consuelo y recompensa
o ilumine un poco de nostalgias
se avanza a tienta / vacilante
no importa la distancia ni el horario
ni que el futuro sea una vislumbre
o pasión deshabitada 
a tienta hasta que una noche
se que da uno si cómplice ni tacto
y a ciega otra vez y para siempre
se introduce en un túnel o destino
que no se sabe dónde acaba.

Mario Benedeti. Fue un escritor,
poeta y dramaturgo Uruguayo
al que admiro...

Isidoro Ortega Contreras

martes, 24 de enero de 2017


EL VIEJO ROSAL.


El frío es invernal y 
                          la nieve con su manto blanco                        
cubre las praderas.

El viento es muy frío
y se vuelve olvido 
a aquel viejo rosal,
lleno de tristeza 
desventura.

Mas aquel rosal no 
se olvida que un día
de su sabia nació para ti 
un joven rosal,
 de frondosas rosas rojas.

Su manifiesta indiferencia,
desafía al temporal
y sus raíces bajo 
la tierra reposan.

Es viejo el rosal pero a 
pesar de todo, todavía da 
sabia sublime a sus rosas.

Pronto volverá la primavera,
y de su viejo tronco 
volverán a nacer nuevos 
retoños de rosas rojas,
para tu cara, tu pelo y tu boca.
Y así hasta que al viejo rosa 
le llegue el día en que muera.

Isidoro Ortega Contreras.

lunes, 23 de enero de 2017

LA HIPOCRESÍA...


¿ Adonde está la belleza, en las mentiras. 
En las falsas palabras y pensamientos ?

Si al menos fuéramos 
capaces de recordar
momentos vividos...

¡ Cuanta falsedad 
destilan los sentimientos !
Y las palabras,
junto a miradas vanas,
mentiras, sonrisas
y falsos testimonios.

¡ Cuanta es la hipocresía !

Y no importa ser hipócrita... 
porque aun que estés rodeado 
de gente antes o después 
siempre estarás sol@.
-------------------------------
No va dedicado a nadie
en particular. Simplemente
es la forma de pensar
que yo tengo de la hipocresía.

Isidoro Ortega Contreras.
  

EN PAZ. De "Amado Nervo"

Muy cerca del ocaso, yo te bendigo vida,
porque nunca me diste esperanza fallida,
ni trabajo injusto, ni pena inmerecida;

porque veo al final mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de de mi propio destino;

que si extraje miel o hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando plante rosas, coseché siempre rosas.

... Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡ más tú no me dijiste que mayo fuese eterno !

Hallé sin dudas largas noches de mis penas;
más no me prometiste tan sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas altamente serenas...

amé y fui amado, el sol acarició mi faz.
¡ Vida, nada me debes ! ¡ vida nada te debo !
----------------------------------------------------------
En paz de "Amado Nevo" puede ser que
" En paz " de este gran poeta Méxicano al 
que admiro sea uno de mis poemas preferidos...

Isidoro Ortega Contreras

EL DÍA QUE ME QUIERAS. AMADO NERVO.


El día que me quieras tendrá más luz que junio;
la noche que me quieras será de plenilunio,
con notas de Beethoven vibrando en cada rayo
sus inefables cosas,
y habrá juntas más rosas
que en todo el mes de mayo.
Las fuentes cristalinas
irán por las laderas
saltando cristalinas
el día que me quieras.
El día que me quieras, los sotos escondidos
resonarán arpegios nunca jamás oídos.
Éxtasis de tus ojos, todas las primaveras
que hubo y habrá en el mundo serán cuando me quieras.
Cogidas de la mano cual rubias hermanitas,
luciendo golas cándidas, irán las margaritas
por montes y praderas,
delante de tus pasos, el día que me quieras...
Y si deshojas una, te dirá su inocente
postrer pétalo blanco: ¡Apasionadamente!
Al reventar el alba del día que me quieras,
tendrán todos los tréboles cuatro hojas agoreras,
y en el estanque, nido de gérmenes ignotos,
florecerán las místicas corolas de los lotos.
El día que me quieras será cada celaje
ala maravillosa; cada arrebol, miraje
de "Las Mil y una Noches"; cada brisa un cantar,
cada árbol una lira, cada monte un altar.
El día que me quieras, para nosotros dos
cabrá en un solo beso la beatitud de Dios.

domingo, 22 de enero de 2017


  YO A USTED TAMBIÉN LA QUIERO...


Soy ajeno al mundo,
y viendo como
pasa mi tiempo,
para amarte más
quisiera detenerlo.

Tu cabello negro,
tu boca joven y cálida
hecha para besar,
tus ojos dos luceros
 bellos enamoran.

Pero hay más
tu alma, tus sueños
y el corazón que
guardas en tu pecho.

Sé que me quieres,
pues sepa usted 
señora que yo a usted
también la quiero...

Isidororo Ortega Contreras



sábado, 21 de enero de 2017

PAJARILLA ALEGRE, ERES MUY BELLA


Ella es muy bella, es como 
una pajarilla alegre que 
vuela y vuela buscando 
como hacer su nido de 
rama, en rama, 
y de flor, en  flor.

El ropaje del pajarillo es 
muy bello, es multicolor, y
a la alborada afina su canto 
llamando de ella 
poderosamente su atención.

Pajarilla tu eres dulce alegre
estás llena de vida e ilusión,
de todas las flores a tu paso
te gusta probar su miel. 


Y tu bien lo sabes
que tus trinos enamoran.

Pero a pesar de todo 
el pajarillo salta, canta y vuela
por un cielo azul lleno de ilusión, 
 sabedor de su amor, el
ya ha preparando su nido 
esperando que pronto
volando llegue su bello amor.

Isidoro Ortega Cotreras

El más poderoso hechizo para ser amado es amar.

Baltasar Gracián.

                   

viernes, 20 de enero de 2017


COMO PODER ENTENDERTE

A veces que extraña es la vida,
cuando el éxito muchas veces es
el principal causante
de nuestros fracasos o desdichas.

Será la alegría... o es la tristeza, 
o quizás sea la pena. 
Que puedo decir de mí, o, de ti...

Cuando a veces me confundo 
por tu forma de ser y tus 
extrañas maneras.

Pienso en ti, en tus besos,  
la alegría, me invade...
Pero eso en ti, 
es lo más cercano al 
desamor o al fracaso...

¿ Como saber de ti, de tus poemas ?
¿ Son de amores pasados ?
¿ O acaso lo son de nuevos amores ?

Para entenderlo será necesario 
de ajustar las ideas.

Hoy el día es radiante. 
Me acercaré al sol. 
Abrazaré a la luna,
y besaré las estrellas...

Hoy es un buen día para amar
y soñar pensando en ti, sí,
pesando en ti...
Pero hoy lo haré a mi manera...

Isidoro Ortega Contreras.

Cuando tengo preocupaciones, miedos a una historia de amor,
tengo la suerte de ser capaz de transformarlo en un poema.

Mario Benedetti.



jueves, 19 de enero de 2017


FUERON PROMESAS...


Lo vivido es ya solo 
un recuerdo, de una 
historia de amor
lejana ya vivida.

Fueron promesas de 
amor eterno que
abrieron las puertas 
a la locura, 
a la pasión, 
al deseo y al amor .

Fue una bonita y 
loca historia, hoy 
solo recuerdos
de un amor lejano y 
hermoso, que 
pudo haber sido
y que no lo fue.

Hoy mi pecho lleno
de nostalgia se ahoga,
y el corazón roto y 
herido de dolor
recordándote llora.

Isidoro Ortega Contreras. 
CARTA A USTED SEÑORA:

Según dicen ya tiene usted otro amante.
Lástima que las prisas nunca sean elegantes.
Yo sé que no es frecuente que una mujer hermosa,
se resigne a ser viuda, sin haber sido esposa.

Y me parece injusto discutirle el derecho
de compartir sus penas sus goces y su lecho
pero el amor señora cuando llega el olvido
también tiene el derecho de un final distinguido.

Perdón... si es que la hiere mi reproche... Perdón
aunque sé que la herida no es en el corazón.
Y para perdonarme... Piensa si hay despecho
que en lo que yo digo, que en lo que usted ha hecho.

pues sepa que una dama con la espalda desnuda
sin luto en una fiesta, puede ser viuda.
Pero no como tantas de un difunto señor
sino para ella sola, viuda de un gran amor.

Y nuestro amor recuerdo, fue un amor diferente
al menos al principio, ya no, naturalmente.

Usted  sera un crepúsculo a la orilla del mar,
que según quien lo mire será hermoso o vulgar.
Usted será la flor según quien la corta, 
es algo que no muere o algo que no importa.

O acaso cierta noche de amor o de locura
yo vivía un ensueño y... y usted una aventura.
Si... usted juro cien veces ser para siempre mía
yo besaba sus labios pero no lo creía.

Usted sabe y perdóneme que en ese juramento
influye demasiado la dirección del viento.
Por eso no me extraña que ya tenga otro amante
o quizás le jure lo mismo en este instante.

Y como usted señora ya aprendió a ser infiel
a mi así de repente me da pena por el.

Si es cierto... alguna noche su puerta estuvo abierta
y yo en otra ventana me olvidé de su puerta.
O una tarde de lluvia se ilumino mi vida
mirándome en los ojos de una desconocida.

Y también es posible que mi amor indolente
desdeñara su vaso bebiendo en la corriente.
Sin embargo señora... Yo con sed o sin sed
nunca pensaba en otra... si la besaba a usted.

Perdóneme de nuevo si le digo estas cosas
pero ni los rosales dan solamente rosa.
Y no yo digo estas cosas ni por usted ni por mi
si no por... por los amores que terminan así.

Pero vea señora... que diferencia había
entre usted que lloraba... y yo que sonreía.
Pues nuestro amor concluye con finales diversos
usted besando a otro... Yo escribiendo versos.

José Ángel Buesa.

lunes, 16 de enero de 2017

TE ESPERARE EN LA PLAYA

Solo tu fuiste capaz
de llegar a mi vida
con tu amor
cambiándola 
para siempre.

Gritaré tu nombre,
miraré al horizonte,
y a orillas del mar
siempre estaré contigo.

Te imaginare en la 
arena descalzos,
y así suavemente  
acariciare tu cuerpo,
despacio, sin prisas. 

Mis manos serán 
para ti delicadas,
junto a mi cuerpo con
mis caricias y besos.

Y así, despacio, sin prisas,
en la arena, mi vida será 
toda tuya junto a mi cuerpo,
con amor, caricias y besos.

Y así cada día mirando 
al horizonte 
te imaginare descalzo en la 
arena a orillas del mar.

Isidoro Ortega Contreras.