jueves, 12 de enero de 2017

 FUE UN RAYO DE SOL 


Fue un rayo de sol el que
me deslumbró aquel día
llegando al atardecer 
de mi vida...

Fueron tus ojos bellos,
tímidos y hermosos
como la luna,
de linda mirada
los que me hicieron 
sentir este amor 
que siento por ti.

Bella es la vista de la
la ventana por donde
el perfume de las rosas y
la flor del azahar acarician 
tu cuerpo y perfuman tu cama.

Al alba, los primeros rayos de sol 
celosos, entran atravesando
tus cortinas blancas 
 de finos encajes,
para ver tu cuerpo desnudo, 
tendida sobre la cama... 

Hermosa es la vista de la 
ventana de tu 
dormitorio al alba,

Isidoro Ortega Contreras.