lunes, 20 de marzo de 2017

TU LO SABES...


Perdóname por ser 
un amor  prohibido,
aún así, nuestras 
almas están unidas.

Los dos somos 
prisioneros de esta 
condena de amor, 

Y penados
andamos el camino
sin ruta ni destino.

Mas cuando el 
viento gira furioso
el amor desaparece
en su canto, 
en un cielo 
purpura claro 
parecido al universo...

Isidoro Ortega Contreras.