sábado, 15 de abril de 2017


ASÍ ME HABITAS...


Fue una bella historia,
algo inesperado,
lo más parecido a un milagro,
era algo caído del cielo. 

¡ Fue un amor deseado !

Tu bien sabes lo que te digo,
todo lo mío es tuyo,
y todo lo tuyo es mío,
ante promesas
de amor eterno.

Con el sol y la arena mí
boca está sedienta, 
y mis labios se agrietan, 
todo son espejismos.

Pero a pesar de todo
se que al final resistiré y 
llegare a tus aguas 
para no morir, 
para saciar mi sed en ellas.

Así me habitas,
aunque andando voy 
por un desierto,
se que me espera
el manantial de agua
cristalina y fresca tu vida.

¡ Así te habito yo !

Isidoro Ortega Contreras.