sábado, 27 de mayo de 2017

MURIÓ MI VIEJO ROSAL...


Murió mi viejo rosal
se despidió de mi 
con una hermosa rosa
no le quedaban
fuerzas para más.


Eran cuarenta años
los de su edad,
era alto elgante
muy esbelto,
su rosas eran rojas
de terciopelo y su
aroma inigualable.


Después tantos
años nos convertimos
en amigos inseparables
lo que el me pedía 
yo se lo daba.


El me lo agradecía
con sus rosas 
muy hermosa 
aterciopeladas.


Su agonía fue muy larga
el nada me decía, 
a mi me extrañaba,
le miré y vi que solo 
le quedaba un 
hilo de sabia.


Pero el me quería
y sabia de la tristeza
que yo sentía al 
ver que el moría.

¡ Su ultima rosa ! 

Sacó las ultimas 
fuerzas que le quedaban 
antes su agonía
y con una sonrisa, 
regalarme
la ultima rosa 
que le quedaba
para su despedida.  

¡¡ El  viejo rosa y su rosa muerto los dos !!

Y así se fue de mi vida,
regalándome su
ultima rosa de despedida,
te recordaré siempre
mi viejo rosal
compañero de mi vida.
te echaré mucho de menos
y no te olvidaré jamás. 


Isidoro Ortega Contreras.