miércoles, 5 de julio de 2017


UN TRISTE POETA


Solo el poeta 
puede mirar
lo que está lejos...

Triste y prestado 
al viento el poeta
escribe sus verso,
aunque a veces
se conviertan 
en cenizas.

La noria de la vida
gira y gira soñolienta,  
 el poeta solitario 
mirando al crepúsculo
en la ciudad dormida
con melancolía
 en su amor se inspira...

Y allá en el horizonte
donde se acaban
los valles y ríos,
y donde se agota el viento.

Entre blanco y azules
el poeta mirando
al horizonte 
 sin esperanza espera.   

Isidoro Ortega Contreras.