miércoles, 22 de febrero de 2017

EL JILGUERO Y LA ROSA ROJA.


Quisiera ser un jilguero
para comer las briznas de amor
que dejas en tu balcón.

El, un jilguero enamorado
 busca la rosa roja que un 
día dejó en el balcón
de la mujer que ama.

Quedó muy triste
no pudo ofrecérsela,
al no ser la temporada.

Voló por el inmenso de los cielos,
donde duermen todas
las melodías, cantos
y trinos de amor.

El jilguero quedó muy triste,
para el no era suficiente,
el quería darte la rosa roja.
la más hermosa de las rosas. 

La rosa que un día con esmero y 
mucho amor dejó para 
siempre en su balcón.

Isidoro Ortega Contreras.