domingo, 14 de enero de 2018

MURIÓ UN HERMOSO ROSAL...

Un hermoso rosal murió...

Sus rosas eran de color rojo
su aroma era inigualable, 
se despidió de su vida
regalando sus ultimas 
rosas rojas de terciopelo.

Su vida  fue siempre 
intensa y feliz,
vivía enamorado
de una princesa
a la que regalaba 
su aroma y amor cada día.

El amor es así, su color es rojo y 
su tacto de suave terciopelo,
su aroma es pasión y alegría, 
en el no manda nadie. 

¡ Aunque a veces muere el rosal y 
todo se convierte en tristeza y dolor... !

Isidoro Ortega Contreras. 

sábado, 6 de enero de 2018


EL PUENTE UNE LAS DOS ORILLAS


A sola en silencio 
el corazón se siente solo
y la agonía lo mata 
con un silencio
que ahoga el alma.

Agonía te he contemplado tanto 
que los pentagramas 
sobre el papel ha quedado 
en música apagada 
sobre un cerebro cansado.

La mano de un viento fuerte
restaura las penas
deshojadas y marchitas
avanzando firme sobre 
el puente que une las dos orillas 
llamando a la vida.

No es fácil pensar en silencio 
sabiendo que los ruidos 
del alma nunca acaban.

Isidoro Ortega Contreras. 

lunes, 1 de enero de 2018


VIDA, FUISTE TÚ...

Vida en el amor me 
pillas de sorpresa
fuiste tú quien apareciste 
marcando mi vida.

 Tus ojos fuero la 
causa que me cautivo
para siempre...

Pero yo estaré aquí  
en mis mañanas
y tardes eternas...

No encuentro palabras
para decirte al marchate
la marca que dejaste en mi.

¡ Acostumbrado estoy !

Vida no tengo dudas
de amarte, eres tímida
amante y soñadora
y tu sonrisa es muy bella.


Isidoro Ortega Contreras.

viernes, 29 de diciembre de 2017

LETRAS QUE SIENTEN DOLOR...


A veces en mi adentro 
siento mis ramas caídas
y en sus hojas cansadas
en ellas escribo todo
lo que siento. 

Mis sentimientos están 
llenos de barreras
que me impiden respirar 
cuando arrecia el viento.

Descifrar el dolor es 
imposible cuando 
las letras son vanas 
palabras sin destino.

Mis letras sienten dolor 
cuando arrecia el viento 
y gritando miran al cielo 
por un corazón 
que no tiene destino
 y muere de frío.

Isidoro Ortega Contreras.  

jueves, 28 de diciembre de 2017

MI  ALMA Y YO...


Entre añoranzas y recuerdos
se encendió una luz en mis ojos
hoy no están tristes
tienen unos meses de vida.

Mi alma es muy joven,
en el tiempo ha cambiado,
en mi, algo nuevo ha nacido.

En la añoranza
no hay impotencia 
ni distancias,
en los recuerdos, 
tú siempre estás a mi lado.

Mi alma y yo somos 
muy jóvenes 
apenas tenemos
unos meses de vida,
nacimos un hermoso día 
de este pasado verano.

Los ojos no están tristes.
En mi, alegría y mil besos hay.
 La distancia no existe, 
está a mi lado.
Los recuerdo siempre en mi.

Sé que nací un hermoso día 
de este pasado verano
y tú estabas junto a mi, 
 estabas a mi lado.

Isidoro Ortega Contreras.

lunes, 25 de diciembre de 2017


LOS RECUERDOS...


Aveces los recuerdos 
son tristes, están lejos 
y no puedo seguirlos, 
puede que todo lo vivido 
ya se haya terminado.

Recuerdos negros que
lastiman el corazón
ocasionándole dolor 
amargo y tormentos,
veneno que domina la razón
llorando sobre las hojas
de un triste invierno 
rompiendo el corazón 
una y mil veces.

La vida es una carrera
larga y dificultosa, 
para supera la prueba,
para ver en los recuerdos 
una vida hermosa en un 
mar azul de tormentas. 

Recuerdos te fuiste con el 
pensamiento, 
te lo llevaste todo.
¿ Quien dijo que era mejor ?
¿ Quien dijo que merecía la pena ?
me atacaste y no se defenderme.

Isidoro Ortega Contreras.

El ayer no es más que el recuerdo de hoy,
y el mañana es el sueño de hoy.

Khalil Gibran.





viernes, 22 de diciembre de 2017


¡ DOLOR ! FUEGO QUE QUEMAS...

El dolor es un fuego
que consume el espíritu
y quema el pensamiento,
es un fiel compañero
que solo deja cenizas
quemadas de pasión.

El dolor provoca
lágrimas de tristeza
en la distancia,
el corazón en su vacío
los besos de una flor.

El corazón cada vez
se hace más lento y sus 
latidos siempre en poesía
¡ nunca callan !

¡ Dolor, fuego candente !
Porque sin misericordia
en tu silencio apagas el deseo,
ahogas la pasión, " el amor ".

Isidoro Ortega Contreras.

Si distingues una luz brillante 
en el cielo, pide un deseo de
FELICIDAD para el mundo entero.